MAESTRO VIRTUAL 2020
Un sitio de apoyo a la educación virtual apto para maestros y estudiantes

EL PERRO Y EL FRASCO

«Perrito Mono, perrito bueno, perrito mío, ven aquí y aspira este excelente perfume que he comprado en la mejor perfumería de la ciudad.»

Y el perro, moviendo el rabo, lo que, según tengo entendido, en estos pobres seres equivale a la risa y a la sonrisa, se acerca y pone, curioso, su húmedo hocico sobre el frasco destapado; luego retrocediendo de pronto asustado, empieza a ladrarme a modo de reproche.

— «¡Ay, miserable perro!; si te hubiera ofrecido un paquete de excrementos lo habrías olfateado con deleite y quizás devorado. En eso, indigno compañero de mi triste vida, te pareces al público a quien no hay que ofrecer nunca perfumes delicados que le exasperan, sino basuras cuidadosamente escogidas.»

BAUDELAIRE, Charles.  Pequeños poemas en prosa.  M. E. editores. S.L.  Madrid, España.  P 105